Accede al Buzón del Ciudadan@ Accede al Portal de Servicios Telemáticos Accede al Perfil del Contratante

Se encuentra usted aquí

Inicio » Municipio » Historia

Cambil

Historia de Cambil

Los testimonios arqueológicos más antiguos del término municipal de Cambil se localizan en el túnel de Santa Lucía, en la ladera que cae al río Guadalbullón Alto, donde se encontraron enterramientos de la Edad de Bronce (II milenio a.C.).

Por falta de investigaciones sistemáticas en esta zona no hay información hasta época romana, donde con la llegada de los ejércitos romanos, a partir del 182 a. C., se inicia la romanización en la región.

El territorio geográfico sobre el que se encuentra Cambil actualmente, fue testigo de la presencia de los ejércitos romanos de Julio César y Pompeyo, los cuales se disputaban y decidían el poder en la batalla de Munda, cercana a este lugar.

Las tribus béticas que habitaban estas tierras, iniciaron, en fecha del siglo I a. C., un proceso de urbanización que afectó a la Bética y a la Penibética, conquistadas por Graco, y que el geógrafo Estrabón consideraba, en vez de "cives" o ciudades, más bien aldeas o poblados fortificados.

Tras el paso de la civilización romana, dejaron algunos testimonios cerca de Arbuniel, donde se han encontrado sarcófagos, restos de columnas y capiteles, etc., así como varias inscripciones epigráficas que sitúan en este lugar la ciudad romana de Vergilia.

El núcleo de Cambil adquirió importancia a partir de la dominación islámica, apareciendo citado por primera vez, en las fuentes escritas, en el siglo XII ("Qanbil"). Al parecer, Qanbil estaba dividido en dos pequeñas aldeas separadas por el río, estando, cada una de ellas, protegidas por un pequeño castillo -que posiblemente era poco más que la propia Cima de los Farallones con algún refuerzo-, para asegurar su defensa.

En el año 1315, el infante D. Pedro, tío del Rey Alfonso XI, arrebata y ocupa los castillos de Cambil y Alhabar a los musulmanes, apareciendo frecuentemente citadas, a partir de este momento, en el contexto de las luchas fronterizas entre el Reino Nazarí y Castilla. En el año 1365 vuelve a ser conquistada por los musulmanes y, tras varios ataques esporádicos, fue definitivamente conquistada en el año 1485 por los Reyes Católicos.

El alcalde de las fortalezas, Mohamed Lentin, ante un ataque de los Reyes Católicos al lugar, toma la decisión de entregar las fortalezas y marcharse junto a sus hombres para ayudar en la defensa de la ciudad de Granada.

La conquista de estos dos estratégicos baluartes militares, bastiones de defensa del Reino Nazarí de Granada, no fue empresa fácil, pues se hizo necesario el cerco formado por un ejército de 6.000 hombres provenientes de Jaén, y el empleo, por primera vez en la península, de artillería de forma masiva. La conquista de estos dos castillos, Cambil y Alhabar, dejaba expedito el camino hacia Granada.

Los Reyes Católicos, en agradecimiento a los vecinos de Jaén por su participación en la conquista, determinaron que la aldea de Cambil pasase a formar parte de la administración del Concejo de Jaén. Situación que se prolongó hasta el 19 de abril de 1558, fecha en la que Felipe II emancipa a Cambil de la tutela administrativa de Jaén.

En el siglo XIX, tras la Guerra de la Independencia, fue lugar de correrías del Brigadier Francisco Abad Moreno “El Chaleco”, famoso guerrillero que fue el azote de los invasores franceses por sus acciones bélicas en la comarca de Despeñaperros.

En el año 1833, Javier de Burgos -Ministro de Fomento-, realiza la división administrativa del Reino de España e inscribe a Cambil dentro de la provincia de Jaén.

Ya en el siglo XX, con la proclamación de la II República e iniciada la Guerra Civil, Cambil es ocupada por el bando republicano, siendo bombardeados, Jaén y su entorno, por las fuerzas alemanas de la “Legión Cóndor”.

Terminada la Guerra Civil, la historia de Cambil transcurre dentro del Régimen Franquista hasta que se incorpora como villa en el año 1977 tras la Ley de la Reforma Política al nuevo sistema democrático actual.