Accede al Buzón del Ciudadan@ Accede al Portal de Servicios Telemáticos Accede al Perfil del Contratante

Se encuentra usted aquí

Inicio » Municipio » Fiestas

Fiestas Patronales del Santo Cristo del Mármol

Santo Cristo del Mármol

Se celebra el último fin de semana de febrero en honor al patrón del municipio, el Cristo del Mármol.

Esta devoción data del siglo XVII, cuando, según se cuenta, un día de San Matías llegó a Cambil un arriero que transportaba, a lomos de una caballería, un cuadro en cuyo lienzo aparecía pintada la imagen de un Cristo Crucificado que llevaba a la pedanía de El Mármol, próxima a Rus. El lienzo fue devotamente velado durante toda la noche por las piadosas gentes de Cambil, y al ser de día y disponerse el arriero a subir el cuadro al jumento para seguir su camino, le fue del todo imposible por lo mucho que pesaba, hasta tal punto que el animal murió súbitamente.

Aquel hecho fue interpretado como una señal de que aquel Santo Cristo, que era llevado a El Mármol, no quería abandonar Cambil, quedándose desde entonces en esta villa y siendo venerado como su santo patrón.

La devoción que los cambileños profesan a su patrón se manifiesta cada último fin de semana del mes de febrero con las fiestas en su honor que se inician el sábado con el traslado del lienzo desde la iglesia parroquial hasta su ermita donde, tal como se hiciera hace tres siglos, se vela la imagen del Cristo durante toda la noche. Al día siguiente, el regreso de la imagen a su parroquia, donde se le oficia una solemne misa, es el punto final de los actos religiosos pero no del ambiente festivo que se respira hasta las últimas horas del domingo.

Las fiestas comienzan el último sábado de febrero, cuando el lienzo con la santa imagen es llevado hasta su ermita, ubicada en la calle Real, donde será velado toda la noche del mismo modo que lo fuera cuando llegó con el arriero en el siglo XVII.

Al día siguiente, domingo, la imagen retorna a la parroquia, donde en una solemne misa el alcalde renueva el voto al Santo Patrón. Este es el punto final de los actos religiosos, pero no del ambiente festivo, que se respira hasta las últimas horas del domingo.