Accede al Buzón del Ciudadan@ Accede al Portal de Servicios Telemáticos Accede al Perfil del Contratante

Se encuentra usted aquí

Inicio » Municipio » Patrimonio Histórico

Yacimientos Arqueológicos

Yacimientos Arqueológicos

Huellas de Reptil

Según el estudio de las huellas publicado por A. Pérez López (PÉREZ LÓPEZ, A., 1993), éstas se encontrarían en el Trías Sudibérico de la zona Subbética, a 1 kilometro al Este del pueblo de Cambil. Es el primer caso conocido de la zona subbética. Concretamente, las huellas estaban en una sucesión de materiales detríticos del Trías de facies Kemper, exactamente en niveles delgados de areniscas de 40 centímetros de potencia.

El rastro lo forman 8 huellas, 6 bien visibles y otras 2 enterradas, y de orientación diferente; 5 son de los antrópodos traseros (piés) y 3 de los delanteros (manos).

Las huellas son hiporrelieves convexos de areniscas, correspondientes a un cuadrúpedo de piés y manos pentadáctilos. Se caracterizan por la posición lateral, algo retrasada, del dedo V, con marcas dérmicas correspondientes a escamas del pié posterior de un reptil.

Se puede deducir que tenía más desarrollados los miembros posteriores. Las huellas correspondientes a estos últimos miden 30 centímetros, son semiplantígradas, más largas que anchas y con 5 dedos gruesos. En sus prolongaciones se aprecian garras de hasta 2,5 centímetros.

En cuanto a los miembros anteriores, sus huellas son mucho más pequeñas, pentadáctilas y digitígradas. Su largo y ancho son semejantes. Con los 3 dedos centrales bien marcados, se sitúan cerca de las huellas de los piés, por delante y en posición más interna.

La zancada mide 162 centímetros y el paso oblicuo 84 centímetros. Hay un par de huellas con orientación diferente, posiblemente debidas a la descripción de una línea curva en ese punto.

La buena conservación de las huellas indica que el sedimento tenía un alto contenido en agua, y un comportamiento eslástico, condiciones que se dan en zonas litorales o próximas a los ríos.

Con todos estos datos, puede decirse que se trata de huellas correspondientes al icnogénero Brachychirotherium. Los autores son reptiles Arcosaurios, pertenecientes al grupo Rauisuchia. Podría tratarse de un Brachychirotherium cf. gallicum. Es posible que se trate de un animal omnívoro de 2 a 5 metros de longitud, aunque no es seguro. Los rauisuquios serían depredadores de potentes garras. El reptil pudo alcanzar fácilmente una longitud de 5 metros.

 

Construcciones Funerarias

Siguiendo la información aportada por Arturo Ruíz (RUÍZ RODRÍGUEZ, A., 1998), en el kilometro 57,5 de la Autovía Bailén-Motril se localizaron enterramientos atribuidos al Bronce Medio. Pueden situarse cronológicamente en una etapa posterior a los enterramientos colectivos conocidos en Albanchez de Úbeda, Cabra del Santo Cristo y Pegalajar, que responden a un modelo característico de un linaje o familia extensa (enterramientos colectivos). En el caso del Túnel de Santa Lucía, los hallazgos hacen pensar en otro modelo social basado en la familia nuclear.